REPLUS Argentina

¿Cuánta energía consume tu hogar?

0

¿Cuánta energía consume tu hogar?
Un dato para cuidar el medioambiente.

Al momento de comprar un bien durable, como podría ser un auto, se hace un análisis económico concreto del costo inicial, de gastos de consumo de combustible y de mantenimiento, incluso del costo de reventa. ¿Qué pasa al momento de construir una vivienda? Generalmente se piensa en dos factores, por un lado en el diseño, y por el otro en el costo por metro cuadrado, parámetro que equivaldría a analizar “cuánto cuesta un kilo de auto”. Al momento de proyectar una casa, casi nadie se pregunta cuánta energía consumirá.


Este pensamiento refleja lo que históricamente ha sucedido que es que no se tuvo en cuenta el costo de la energía para el funcionamiento de una vivienda, una omisión que hoy puede ser crítica dado el contexto energético. ¿Usted habría comprado el mismo vehículo si hubiera sabido el enorme aumento del combustible, de costos de estacionamiento, de peajes e impuestos? Del mismo modo, si hoy volviera a construir su casa ¿No tendría en cuenta los costos de las actuales tarifas de gas y electricidad y la fuerte tendencia a su crecimiento relativo por reducción de los subsidios?

¿Cómo decidir bien a la hora de proyectar y construir una casa? Para lograr afrontar los costos cada vez mayores de uso y mantenimiento, el diseño de la vivienda tiene que tener criterios de sustentabilidad, lo cual no significa hablar en forma pretenciosa del término sino simplemente analizar la orientación, asoleamiento y otros factores que no se ven, las instalaciones y sobre todo, la aislación térmica. ¿Para qué aislar? La respuesta radica en cuentas muy simples: El 58% del consumo energético medio de una vivienda proviene de la calefacción y la refrigeración, lo que convierte a la aislación térmica en la variable clave en la construcción.

Un adecuado aislamiento térmico en envolventes, es decir en paredes y techos, permite ahorros del orden del 40% de las tarifas de gas y electricidad, al disminuir los consumos en calefacción y aire acondicionado. Y al momento de construir, la inversión en aislación térmica con EPS –poliestireno expandido- es sólo de entre 2 % y 3% mayor.

Este costo adicional en el presupuesto se amortiza directamente por el menor gasto que se hace en la compra de equipos de climatización y aire acondicionado, muchas veces sobredimensionados (con la aislación correcta se requiere menor potencia en frigorías para refrigerar o kilocalorías para calefaccionar). Respecto de los problemas de mantenimiento, así como un auto con fallas en su mecánica consume más, del mismo modo, una casa mal aislada necesita más energía y además produce condensaciones de humedad que promueven el desarrollo de mohos y manchas de hongos. Estas condensaciones conspiran contra el confort interior y la calidad del ambiente y hasta pueden provocar o agravar enfermedades respiratorias.

Entendiendo esto, es importante tener conciencia no sólo de los aspectos económicos sino también de los ambientales, ya que aislar bien permite el uso racional y eficiente de los recursos cada vez más escasos y no renovables.

Compartir.

Acerca del Autor

REPLUS® ARGENTINA

Blog oficial de noticias de REPLUS® Argentina. Noticias y actualizaciones sobre el mercado inmobiliario.

Dejar una respuesta