En la casa: la poda de otoño

0

En la casa: la poda de otoño

Todavía quedan días de hermoso y aún cálido sol por disfrutar y aprovechar. El jardín o el patio son lugares de relajación y de contacto con la naturaleza. Es importante cuidar las plantas, arbustos y árboles que se posean para seguir disfrutándolos.


La poda, sirve para regular sabiamente la nutrición que proporcionan las raíces con el volumen que puede alcanzar la copa sin acortar la vida de la planta.

Además, es un recurso que usan los cultivadores y mediante ella, con operaciones muy precisas, se logran las formas y tamaños muy agradables.

Los frutales se podan para obtener una producción de acuerdo con las exigencias de calidad y cantidad que se desean, pero otros árboles o arbustos no necesitan ser podados.

Todas las ramas tienen en su extremo una yema poderosa, que guarda un brote fuerte: es la yema apical o terminal, que determina la dirección del crecimiento. Si se la suprime, se activan las yemas laterales y se produce abundante ramificación lateral.

Las ramas se acortan con un corte en diagonal, por encima de una yema orientada hacia el exterior de la copa. La superficie inclinada hará que el agua de lluvia, que podría perjudicar los tejidos desprotegidos del corte, no se depositen en la superficie inclinada, sino que cae.

El brote orientado hacia fuera tendrá luz y será vigoroso. Si creciera hacia el interior de la copa, la rama obtenida será más débil y su aspecto menos estético.

Se destaca que una poda mal realizada, de manera sistemática todos los años hasta el tronco , sin la herramienta adecuada, genera tumoraciones en las plantas que, con la reiteración de los años impide que exista hueco físico para rebrotar la primavera siguiente, genera toncones con pudriciones, vías de entrada a virus, bacterias y hongos.

Hasta que vengan las heladas del invierno no hay riesgo para que use la tijera en lo necesario para mejorar la estética. Tanto las ramas muertas, demasiado largas o rotas,  las hojas y flores marchitas pueden retirarse.

Los cortes deben ser limpios, sin desgarros y las herramientas deben estar desinfectadas para evitar el traspaso de enfermedades dentro de nuestro jardín. Para ello se puede impregnar con alcohol las cuchillas, actuará como desinfectante y evaporará rápido, por lo que no perjudica a la planta.

Compartir.

Acerca del Autor

REPLUS® ARGENTINA

REPLUS® Servicios Inmobiliarios Agentes Profesionales. Resultados Máximos.®

Dejar una respuesta