REPLUS Argentina

Mudate con REPLUS®

0

Mudate sin volverte loco
Tips de REPLUS®

La mudanza es uno de los eventos más estresantes en cualquier etapa de una persona. Que cambiarte de casa no te cambie la vida.

 MUDATE CON REPLUS

Cambiar la rutina o romper las estructuras no es nada fácil. Por eso mudarse es una de las situaciones más traumáticas por las que puede atravesar cualquier ser humano. Algunos especialistas lo ponen a la misma altura que un divorcio o la pérdida de un ser querido. Exagerado o no, la realidad indica que cambiarse de casa genera un montón de situaciones de conflicto. Las personas que habitan un lugar por bastante tiempo tienen un ritmo de vida y costumbres que están arraigadas. Cada uno desarrolla sus propias actividades en determinados tiempos y espacios.
Adaptarse a la nueva casa, otro barrio, una nueva rutina lleva su tiempo. El estrés (y los gastos) se acrecienta si los tiempos entre la entrega y recepción de la vivienda no coinciden. Tramitar los servicios, acordar la pintura y ordenar todos los “bártulos” puede generar además un conflicto extra con tu pareja o la persona con la que convivís. La irritabilidad aumenta, las frustraciones llegan más rapido de lo que parece, la agresividad se potencia y aparecen dolores por todo el cuerpo.
Una mudanza sin organización puede ser caótica y llena de imprevistos, que pueden terminar con la ansiada “armonía familiar”.
Cómo disminuir los niveles de tensión. Antes que nada, tenés que charlar el tema con la familia o aquellas personas involucradas en la mudanza. Si está organizado, la cuota de responsabilidad se puede distribuir. Te guste o no, siempre debe haber un líder, alguien que de órdenes y contraórdenes.
Hay distintas formas de enfrentar el cambio. Podés buscar ayuda de familia y amigos o contratar un especialista en el rubro. Si el bolsillo está flaco, lo más conveniente es la primera opción. Pedís la camionetita a algún amigo y sumás voluntades entre los conocidos.
Tené presente que, con un servicio de mudanza (que embala y traslada todo) o con la colaboración “espontánea” de los allegados, siempre se rompen o pierden elementos. Un paso importante en la preparación previa es elegir qué cosas vas a llevar, qué vas a regalar o qué vas a vender. De esta manera, evitás trasladar innecesariamente de un lado a otro.
Cajas o bolsas. Dependiendo de los objetos que tengas que trasladar te conviene embalar cajas o usar bolsas de residuo del tamaño más grande. Para los artículos más pesados como los libros, usá cajas pequeñas, ya que se pueden transportar con facilidad.
La vajilla se embala por separado y con mucho cuidado. La ropa, en cambio puede ir en bolsones y los electrodomésticos envueltos en mantas o frazadas.
Ordenate primero.
» Aprovechá para deshacerte de cosas que ya no necesitas o no sirven.
» Comprá con anterioridad cajas, bolsas, cinta adhesiva, papel para anotar y marcadores. Juntá diarios para envolver.
» Embalá con tiempo. Primero las que menos utilices y dejá para el final las de mayor uso.
» Marcá o renombrá las cajas. Si te alcanza el tiempo andá anotando qué hay en cada una de ellas.
El día D (de mudanza)
» Ingresá (a la casa) primero los muebles y luego las cajas.
» Tené a mano un juego de herramientas.
» Si tenés hijos pequeños, pedile a alguien que te los cuide. Será más fácil concentrarte en la mudanza.
» A la hora de reacomodar hacé el proceso inverso. Primero los elementos de mayor uso y luego los que menos necesites.
» Andá poniendo cada cosa en su lugar, de lo contrario tendrás doble trabajo.

REPLUS google+

REPLUS facebook fans

Compartir.

Acerca del Autor

REPLUS® ARGENTINA

Blog oficial de noticias de REPLUS® Argentina. Noticias y actualizaciones sobre el mercado inmobiliario.

Dejar una respuesta