Oficinas informales: más flexibles y económicas

0

Los cambios en el mercado laboral definieron nuevos espacios que respondan a sus demandas.

Detalles de la tendencia de alquilar por horas y los costos de inversión.

La tendencia de oficinas informales es tan nueva que no tiene aún un nombre definido. Algunos lo llaman “co-working”, mientras que otros lo denominan “estaciones de trabajo urbanas”. La diferencia está, sobre todo, en la impronta que le transfieren sus propios desarrolladores. En líneas generales, se tratan de locales comerciales, a la calle, con servicio de bar y mesas individuales y grupales, livings y salas de reunión, entre otros amenities.

El estadounidense Martin Frankel es propietario de la cadena Area Tres Workplace, que cuenta con 1.200 m2 repartidos en tres locales en Palermo. Su propia necesidad de un lugar para trabajar como emprendedor lo llevó a invertir en este negocio. “El alquiler de una oficina tradicional te compromete por tres años y es arriesgado si no te va bien. Además, en la Argentina es muy costoso para el inquilino porque todos los impuestos y servicios caen sobre él”, explica.

Frankel llama a esta modalidad “coworking”, porque entiende que la ventaja de este negocio es la posibilidad de conocer a otras personas que podrían aportar sus ideas al trabajo individual. “El enfoque se pone en la comunidad en donde el otro es una solución funcional. Las oficinas tradicionales son opciones más corporativas y tienen algunas condiciones más restringidas, como su ubicación en el microcentro”, señala Frankel.

El alquiler de un local de 500 m2 en Palermo (donde se concentran la mayor cantidad de negocios de este tipo) arranca desde los $35.000 mensuales y puede llegar hasta los $70.000. En este sentido, Frankel admite que el coworking “requiere escala porque los costos fijos son altos; en eso se parece al negocio hotelero. La inversión inicial ronda los 200 mil dólares”.

Urban Station es otra cadena argentina que ya cuenta con 15 locales en el país, Chile, México, Colombia y Turquía a través de franquicias. “La idea surgió de ver que había gente que iba a trabajar a bares, museos y estaciones de servicio. Pero cada uno de estos lugares tenía sus debilidades: podía fallar internet, o no había para imprimir, por ejemplo”, afirma Florencia Faivich, cofundadora y responsable de marketing y prensa. La expansión hacia otros países le permite a Faivich confirmar que el fenómeno no alcanza solo a trabajadores autónomos, sino también a empresas, como Ericcson, que se instaló en la sucursal turca.

Faivich señala que se requieren unos US$ 2500/m2 de inversión, que puede recuperarse a través de diferentes abonos. Un profesional puede comprar un paquete mensual de $1.900 por la cantidad de horas que quiera (con servicio de bar incluido), o adquirir planes prepagos de 10, 20 y 40 horas. De acuerdo a la negociación que se lleve a cabo, en algunos casos las horas son transferibles y se pueden usar en cualquier sucursal de la cadena.

La abundancia de locales en Palermo no es casual. Este barrio ya era un punto de encuentro de profesionales independientes y los desarrolladores captaron el mercado, que se sofistica cada vez más. Urban Station se instaló en Palermo Hollywood con un espacio que incluye microcine e isla de edición, para atraer a las empresas audiovisuales vecinas. Por su parte, Area Tres inauguró su último local en Palermo exclusivo para empresas de tecnología. Esto significa que es una “comunidad filtrada” –como explica Frankel– en la que las empresas o profesionales deben postularse y son evaluadas según su perfil para su inclusión en la red de trabajo.

Compartir.

Acerca del Autor

REPLUS® ARGENTINA

REPLUS® Servicios Inmobiliarios Agentes Profesionales. Resultados Máximos.®

Dejar una respuesta